Historia de familia

Por Graciela Azcárate

La familia  BOGAERT

 

Una vida con vocación de servicio

 

Libert Louis Bogaert (1866-1935) y Dolores de Jesús Román Grullón (1873-1962)dieron origen al tronco de ese árbol que hoy constituye la familia Bogaert Román y sus descendientes.

De esa unión matrimonial resultó una numerosa familia, procreando catorce hijos.

Estos fueron: Jeanne Eugenia Bogaert (1893-1987), casó con Ramón A. Delgado Oller

Luis Domingo Bogaert (1894-1895); Federico Carlos Bogaert (1895-1896); Alberto Manuel Bogaert (1896-1958), casó con Eugenia Román; Carlos Bogaert (1898-1898); Elena Margarita Bogaert (1900-1982); Huberto Carlos Bogaert (1901-1962), casó con Dolores Celia Díaz; Eduardo Guillermo Bogaert (1903-1981), casó con Estela del Carmen Alvarez; Eugenia María Bogaert (1904-1980), casó con Arrow Franklyn Herbert; María Dolores Bogaert (1906-1991), casó con Edward P. Crouch; Estefanía Henriqueta Bogaert (1907-1973), casó con Robert G. Smith;    Bertha Gertrudis Bogaert (1908), casó con  Cornelio Bouma;  Miguel Bogaert (1910-1945); Carmen Augusta Bogaert (1912), casó con José de Jesús Alvarez Perelló.

Durante su vida Luis L. Bogaert fue honrado por el Reino de Bélgica, nombrándolo el 10 de junio de 1901 como su Cónsul con asiento en Santiago y jurisdicción de las provincias de Santiago, La Vega y Moca, y los distritos marítimos de Monte Cristy, Puerto Plata, Pacificador y Samaná, cargo que desempeñó hasta su muerte.

Además de su nombramiento como Cónsul de Bélgica, también se le distinguió con

la Orden de la Corona en el grado de Caballero, y la Medalla civil en lra. Clase y la Medalla conmemorativa del centenario de Bélgica en 1930.

Póstumamente Luis L. Bogaert fue honrado por el Ayuntamiento de la Comunidad de Santiago, el 29 de junio de 1937,  designando con el nombre de Luis Bogaert, la calle No. 2en el entonces ensanche Presidente Trujillo.

El Consejo de Estado dictó la Ley Número 5825 que derogó la Ley No.385 de fecha 7 de diciembre de 1940, para que desde ese momento el canal de regadío Presidente Trujillo, de la Sección La Herradura, se denominanara Monsieur Bogaert.

"El 23 de junio de 1913, Luis Bogaert, a nombre de su esposa Dolores de Jesús Román de Bogaert adquirió el inmueble situado en la esquina noroeste de la intersección de la calle Restauración con la 30 de Marzo en la ciudad de Santiago, consistente en una casa de dos plantas; los bajos construidos de mamposteria, el alto de madera, techada de hierro galvanizado. El monto pagado fue de cuatro mil un pesos e incluia dos tanques y la instalacion del alumbrado de acetileno (carburo). Esta compra se realizó mediante una licitación en pública subasta de los inmuebles pertenecientes a la comunidad y sucesión de Jose Antonio Espinal. Es curioso notar el sistema seguido entonces para una venta en subasta pública, una vez el vendutero ha cantado el precio, se encienden consecutivamente tres bujías (velas) y cuando se terminan estas, sin que nadie hiciera una nueva postura, se cierra la venta".


 

En esa casa recién comprada, acamparon las tropas de la Revolución de 1914 a medida que los sitiadores fueron estrechando el sitio de la ciudad. Desde allí una tarde como a la una, partieron algunos generales y oficiales de la Revolución hacia la Fortaleza San Luis donde trataron de negociar con los sitiados del lugar. Luis Bogaert fue indemnizado por los daños sufridos por su casa durante la Revolución del 1914.

Hacia el año 1929 el ingeniero Bogaert era socio del Centro de Recreo de Santiago, es iniciado como masón en la Respetable Logia Restauración No. 11 de la ciudad de Puerto Plata el 4 de mayo de 1892, en julio se le otorga el grado de Campañero Masón y el 26 de diciembre de ese mismo año se le confiere el grado de Maestro Masón.

Durante el período masónico de 1892-1893 se desempeñó en el cargo de Guarda Templo Interior. El 2 de septiembre de 1894 se le entregó su carta de retiro por haberse marchado de Puerto Plata según certificación expedida por la Respetable Logia Restauración, del 27 de diciembre de 1896.

Con residencia y domicilio fijado en Santiago, se afilió a la Respetable Logia Nuevo Mundo No. 5, el 6 de julio de 1896, segun certificación expedida por esa misma Logia el día 8 de octubre de 1896.

Su vida  en República Dominicana es la construcción de obras que recorren la ciudad y el campo, pero sobre todo es la obra de una vida dedicada al servicio de la comunidad a la cual sirvió con amor y dedicación ejemplar.La participacion directa del ingeniero Bogaert en el desarrollo del riego en el país, en el desarrollo de la agricultura (especialmente en sus propiedades de La Loma en La Búcara de Jacagua y en la de Mao, donde fue el pionero en el país en el uso del riego aplicado científicamente a la siembra de arroz), su participación en los estudios para establecer el sistema de alumbrado en la ciudad capital y como miembro en la Convencion de 1901 para resolver un problema fronterizo en Dajabón.

Cuando se entera  que el incendio del 6 de septiembre de 1863 habia consumido los archivos que contenían los documentos que formaban el Catastro tanto urbano como rural de los bienes propiedad del Ayuntamiento de Santiago, el 19 de septiembre de 1893 se dirigió a dicho Ayuntamiento para someterle un proyecto de reorganización del Catastro Municipal en vista de que la común necesitaba saber con exactitud la renta con que podía contar.

El regidor Tomás Pastoriza, encargado de acercarse al ingeniero Bogaert, le informó a la Sala que el trabajo del Catastro se haría en el término de un año, costando $3,500.00 y que se le podrían abonar sumas parciales. En vista de la precaria situacion del Cabildo esa proposicion no se materializó.

Como existía la necesidad de construir un puente sobre el arroyo Gurabito para dar acceso a la población por la parte oeste de la ciudad, el ingeniero Bogaert presentó personalmente un proyecto para construir dicho puente, y cuya forma general sería igual al puente de Nibaje. Al finalizar el verano de 1894, el ingeniero Bogaert informó al Cabildo que el puente sobre el arroyo Gurabito había sido terminado y deseaba que fuese recibido.

El Puente de Gurabito era para esa época el puente de albañilería más grande del país. Tenía 17 metros (21 varas) de estribo a estribo. La altura del camino al nivel del cauce era de más de 10 metros.

El 12 de septiembre de 1894 Luis Bogaert y B. R. Puyans se dirigieron al Cabildo santiagués manifestándole que desde el día primero de ese mismo mes se habían iniciado los trabajos del acueducto de la ciudad, al tiempo que solicitaban un espacio de terreno en el lugar previsto necesario para la realización de la obra.

El periódico Las Noticias del 3 de julio y 6 de octubre de 1894 respectivamente, publicaba avisos suscritos por los señores B. R. Puyans, Luis L. Bogaert y Nicolás Vega convocando a los suscriptores de acciones en la Empresa del Acueducto para comunicarles varios informes de conveniencia y al mismo tiempo tratar sobre la formación de una Compañía Anónima, pues los intereses de la Empresa así lo exigian. Circunstancias de la época abvortaron ese proyecto.

Desde mediados del mes de junio de 1894 se comenzó a hablar de la construcción de una nueva Casa Consistorial; resolviéndose a confiar la dirección a una persona de reconocida competencia como el Ing. Luis L. Bogaert. Se designó a los regidores vicepresidente Tomás Pastoriza y Leopoldo Malagón para entenderse con el ingeniero Bogaert respecto a la contratacion de la referida obra.

La edificacion, cuyos trabajos de diseño y supervisión realizó Luis L. Bogaert, se denominó Palacio Consistorial, y alojó las oficinas y dependencias Municipales desde su inauguración el 16 de agosto de 1897 hasta 1969, cuando fueron trasladados a su nuevo edificio, donde actualmente se alojan sus dependencias. Posteriormente fue reconstruido, alojando oficinas relacionadas con el Centro de la Cultura.

Este edificio fue construído totalmente en mampostería,en estilo corinto y toscano, pero sin alejarse del neoclasicismo. La construccion de dicho Palacio Consistorial comenzó a fines de septiembre de 1894 con la adquisición de materiales como ladrillo, arena, cal, piedra para cimientos, tablas y tablones de caoba, tal y como se puede ver en la relacion que presentó el tesorero municipal Miguel Román hijo. El periódico El Dominicano del 28 de abril de 1907 decía  refiriéndose a la Casa Consistorial de Santiago: "es un excelente edificio construído en 1897 bajo la dirección del ingeniero belga señor Bogaert y la única construcción en la República que la iguala en mérito y la supera en tamaño es la Casa Consistorial que actualmente se reconstruye y mejora en esta capital bajo la direccion de don Osvaldo Báez."

Los regidores del Ayuntamiento de la Común de Santo Domingo, quisieron dotar a la ciudad de luz eléctrica y pidieron al Congreso el otorgamiento de una concesión para establecer el sistema de alumbrado eléctrico tanto de las calles, plazas y parques de la ciudad, como de los sectores gubernamentales, residenciales y comerciales. El 26 de junio de 1893 el Congreso Nacional le otorgó la concesión.

Buscaron una persona calificada que asesorara al Ayuntamiento en la adquisición del equipo así como de su instalación, el señor A. Freites, su presidente expresó que la persona exacta para tal cometido era el Ing. Bogaert.

Cuando el 29 de diciembre  de 1897 la población de Santiago se vio estremecida por un fuerte sismo fue el Ing. Bogaert quien en los días sucesivos  recorrió la ciudad detectando el deterioro sufrido por los edificios. Su espíritu humanista dejó marca en las calles de Santiago hermoseadas por su incansable anhelo de asegurar calidad de vida a sus moradores; lo mismo hizo con los desagües y la provisión y desecho de aguas;  con la Casa Consistorial de Moca, con los caminos vecinales y los puentes de la comarca; con la educación y las escuelas, con la nivelación de cloacas y alcantarillados, con el matadero de Santiago, con el asilo Santa Ana y San Juan de la Cruz, con los planos de la cárcel pública que le presentaría el síndico procurador Carlos Sully Bonnelly; con la glorieta del Parque Central y con la construcción de la carretera Cibao Sur.

Fue un hombre renacentista en el cual se aunaron el científico, el humanista, el padre de familia y el estratega . Fue el líder capaz de llevar a los suyos y a la sociedad de su tiempo  a la realización del ideal de una vida en comunidad signada por la esperanza, el trabajo y la inteligencia solidaria.

 

Pie de fotos

1-Antigua estación del ferrocarril Central Dominicano en Puerto Plata.

2-Puente sobre el río Barrabas.

3- Un tren del antiguo ferrocarril central dominicano. Obsérvese la cremallera.

4- Edificio del palacio consistorial de santiago, el día de la inauguración, el 16 de agosto de 1897.

5- Uno de los palnos para el diseño del sistema de cloacas de santiago en el año 1917, realizado por Monsieur Bogaert.

6- Monsieur Bogaert junto a las autoridades del municipio de Santiago, a su izquierda está Carlos Sully Bonnelly Arnaud, y entados dos militares de la ocupación norteamericana.

7- En los  extensos arrozales inundados de la finca del Ing. Bogaert se ve la obra de inteligencia y un carácter superior que aunaba la energía y el conocimiento.

8- Croquis del batey principal de la finca Bogaert, 1935.

9- Sección transversal y planta del dique movible que derivaría las aguas del río Yaque del Norte.

10- Terminando el sifón del "Bocororó" en los trabajos de riego del canal de Juan Gómez, Guayubín.